Volver a los detalles del artículo La comunicación científica en América Latina es abierta, colaborativa y no comercial. Desafíos para las revistas